Al lado de un almacén construido con chapa y abierto de par en par, podéis ver varias cajas con el logo de la agencia junto a una exuberante vegetación. De pie, sobre un escenario improvisado, veis a un grupo de personas formado exclusivamente por miembros de la Agencia.

Todas las miradas están fijas en vosotros.

La multitud está en silencio. Si no fuera por el susurrar del viento, se podría escuchar el vuelo de una mosca.

 

Visiblemente ansiosa, Tess Heiden toma la palabra y se dirige a los supervivientes de la Agencia T.I.M.E:

Con el fin de potenciar la interpretación, pasad el dispositivo al jugador que controle a Tess para que pueda leer el siguiente texto en voz alta Si nadie ha escogido a Tess, cualquier jugador lee el texto.

«¡Hola agentes! Nos hemos reunido aquí para nuestra primera evaluación post huida. Me presento ante vosotros por primera vez para recapitular nuestras acciones desde la caída de la Agencia. Estoy muy orgullosa de lo que hemos conseguido.

Hemos sobrevivido.

Y nos hemos alzado de entre las cenizas, cual fénix.

 

Como probablemente ya sepáis, los doctores Choi y Carvalho han adaptado nuestras vainas temporales para que funcionen con Azrak. Sí, somos conscientes de lo peligroso que es usar una sustancia de la que todavía sabemos tan poco... ¡pero no tenemos elección!

 

Según los últimos informes, la línea temporal tal y como la conocemos se está desvaneciendo poco a poco. Los malditos elois, a través de grietas o paradojas, están haciendo todo lo que pueden para destruir nuestra realidad. Para empeorar las cosas, conseguir estos informes nos expone a que nos descubran.

 

Para sobrevivir, debemos seguir protegiendo la continuidad temporal y, sin tecnologías eficientes como la inserción taquiónica, nuestra tarea es considerablemente más difícil. El Azrak, aunque sea peligroso, es nuestra única esperanza de preservar la vida en este universo.

 

Así que quiero daros las gracias a todos los que estáis aquí presentes. Gracias por permanecer juntos y asumir vuestra parte de responsabilidad. De momento, lo estamos haciendo bien. Seguid así. Para celebrar la suerte que hemos tenido hasta ahora, James nos cantará una selección de canciones militares del siglo XIX. Sin duda, promete ser una actuación cautivadora».

 

James sonríe, sorprendido de haberse prestado voluntario para esto, mientras sus compañeros estallan en carcajadas.